Charlotte Perriand

Una “ama de casa” moderna

Hace 100 años se fundó la escuela “Bauhaus” en Weimar. Hace 20 años murió Charlotte Perriand en París. La fundación Louis Vuitton le abre hoy el telón de un gran escenario.   


Charlotte Perriand (1903-1999) está de espaldas mirando hacia las montañas nevadas. Las manos estiradas hacia arriba como si estuviera celebrando su gran victoria. De cintura para arriba está desnuda. Su cabello es corto. Parece querer abrazar el paisaje. Parece querer abrazar la vida. Sin duda, el retrato más emblemático de la diseñadora. Fue en los años 30, durante sus vacaciones de esquí en los Alpes franceses. Perriand, una de las primeras en pisar la cima. Perriand, la mujer moderna y libre. Era independiente, deportista, curiosa y especialmente valiente para su época. Disfrutaba viajando sola a países lejanos; desde Asia hasta Brasil, pasando por África. Posiblemente fue la primera mujer que esquió en Japón.  

La famosa camilla de acero LC4 es todo un clásico de Perriand. Pero la camilla era más bien conocida como la camilla de “Le Corbusier”, aunque los 2 fueron igual de responsables en su diseño. Su estilo reducido y pragmático, pero altamente estético, fascinó en el año 2013 a Louis-Vuitton. En ese mismo año, Louis Vuitton finalizó en Art Basel Miami Beach un proyecto arquitectónico que ella nunca pudo finalizar: “la casa de playa”. Una casa prefabricada accesible para la clase media. La activista la creó en pleno auge de su rebelión política, en el año 1934. Su hija, Pernette Perriand, gestiona hoy en día todo su patrimonio y ha abierto a Louis Vuitton literalmente la puerta al dormitorio; a los archivos y álbumes de fotos de la diseñadora francesa más importante del siglo 20. Por lo tanto, se le ha dedicado una de las retroperspectivas más importantes del momento: todas las galerías de la fundación Luis Vuitton plasman el ejemplo y el compromiso de su época. La fundación ofrece un viaje por el tiempo, rodeado de arte, arquitectura, diseño, política y moda. 

En la época de Charlotte Perriands, el diseño y la arquitectura era solo cosa de hombres. Ella conquistó al mundo en 1927, en una de las exhibiciones más importantes de París, con su diseño “Bar sous le toit”, creado con materiales revolucionarios en aquella época, de cobre y aluminio. Y ahí es donde entró en contacto con Le Corbusier. Ella tenía tan solo 24 años cuando comenzó su andadura con Le Corbusier y su primo Pierre Jeanneret. Ella le dio un nuevo significado a la típica “ama de casa”. Perriand luchó durante mucho tiempo en la sombra de los hombres, al igual que tantas otras mujeres de esa época de la movida “Bauhaus”; recordemos a Ray Eames o Eileen Gray, entre otras muchas. Digamos, que Perriand sembraba y Le Corbusier cosechaba y vendía.  

Os puedo garantizar, que viajar desde cualquier parte del mundo para visitar la fundación, vale sin duda la pena.    

2 de octubre 2019 – 24 de febrero 2020 en Fondation Louis Vuitton, Paris.

© adagp Paris