Volver
Sightseeing

París con rodeos…

© J. Lebar

Incluso la gente que nunca ha estado en París, podría nombrar sin pensarlo mucho, al menos 3 lugares turísticos de interés. Mademoiselle Lili conoce alguna que otra alternativa a los archiconocidos.

Este año todo giraba alrededor del escultor francés Auguste Rodin. Este año se cumplían 100 años desde su fallecimiento. El museo de Rodin en el VII Distrito de París es un lugar de visita obligatoria para los turistas franceses. Pero lo que apenas nadie sabe es, que a las puertas de la ciudad, en Meudon, existe un museo hermano. Hace 2 años presentaba justo ahí La Biosthétique su colección Otoño/Invierno. Incluso los amantes de los museos desconocen este lugar cultural. Le Musée Rodin en Meudon está situado en lo más alto de la montaña y escondido entre viñas y jardines coloniales. Las vistas hacia París, desde este lugar privilegiado, son espectaculares. Es aquí donde vivía y trabajaba Rodin. Pocos turistas visitan este lugar, aunque es el lugar que realmente nos acerca y plasma con claridad la vida del artista. Se puede visitar su vivienda, donde incluso también vivía su secretario personal, el poeta alemán Rainer Maria Rilke. La casa sigue estando prácticamente intacta, tal y como era antes; desde los murales en los baños hasta el mobiliario y la vajilla.

© J. de Calan

Evidentemente dar un paseo en barco por el río Sena, pertenece a una de las atracciones turísticas más populares. No es de extrañar, ya que desde él se pueden contemplar y fotografiar con una luz espectacular la Torre Eiffel, el Louvre y Notre Dame. Un tour por los canales parisinos permite ver los lugares más recónditos de la ciudad; comenzando en Port de l’Arsenal, cerca de la Bastille o en Bassin de la Villette, en el noreste de la ciudad. La ruta conduce a través de canales y túneles subterráneos a los lugares más emblemáticos como Canal Saint Martin o Parc de la Villette. Incluso los propios parisinos descubren su ciudad desde otra perspectiva cuando hacen esta ruta turística.

¿Otra vez Montmartre? Cierto es, que el barrio cercano al Moulin Rouge tiene su encanto. Pero otro lugar de encanto también es el barrio Butte-aux-Cailles en el sur de la ciudad, cerca de Place d’Italie. Es un lugar algo más rural y bastante más tranquilo. Está situado en una colina a 63 metros de altura, donde antaño había molinos. Lamentablemente los molinos ya han desaparecido, pero las calles siguen siendo emblemáticas, estrechas y con muchos escalones, y con callejones cerrados al tráfico que invitan a perderse en ellos. Los restaurantes son caseros y algunos lujosos, pero sin los abusivos precios turísticos. También tiene una piscina cubierta de Art-Deco, mucho arte callejero y pequeñas Boutiques. Por cierto, en el teatro Cinq Diamants ensayaban antiguamente las bailarinas de “Folies Bergères”. Yo recomiendo echar un vistazo (si se puede) a los jardines privados de las mansiones, para soñar e imaginar lo bien que se puede vivir en ese lugar idílico.

© D. Lefranc


Y sí, también existe una alternativa a la Torre Eiffel: la Torre
Montparnasse. El edificio gigante de 210 metros de altura, evidentemente no es tan bonito ni conocido como la Torre Eiffel, pero ofrece también unas vistas espectaculares sobre la ciudad y con bastante menos tiempo de espera. Otro secreto: no existe mejor lugar que este, para hacer fotos del lugar más emblemático de París.