Fashion Week

¡Socorro! No tengo nada que ponerme…

Vuelven los famosos días de la Fashion Week de París. Mademoiselle Lili no para de pensar en cómo sobrevivir un año más a la gran maratón de la moda.


Quien sigue las Fashion Weeks en los medios puede creer, que solo se trata de la moda en las pasarelas. ¡Error! Incluso los visitantes se examinan críticamente unos con los otros. Se ven como rivales y quieren lucirse; igual que los grandes diseñadores. La Fashion Week es un escaparate en movimiento. Es como en las maratones: no hay que ganar, pero sí que es importante participar. No hay límites ni normas. Se pueden llevar incluso zapatillas de deporte, camisetas sueltas o vaqueros. En realidad, todo está permitido, siempre y cuando sea de Gucci, Chanel o Balenciaga. Sí, también se puede llevar un macetero en la cabeza ¿por qué no? Solo que tiene que ser un Look total. Pero lo que está totalmente prohibido es ir de arriba abajo en ropa de Zara o H&M.

Y vuelvo a estar frente al mismo problema que todos los años: ¿qué me pongo? Después de tantos años viviendo en París evidentemente tengo alguna que otra pieza carita y de algún diseñador importante en mi armario. Pero la Fashion Week dura alrededor de 10 días y no se puede repetir modelito. Siempre me hago la misma pregunta ¿cómo lo harán los demás? Sobre todo las chicas de 20 y pico años, que ganarán como mucho 900€ al mes pero llevan botas de Saint-Laurent por un valor de 2.500€. Y al día siguiente presumen de unas sandalias de Isabel Marant, que valen más de 500€. Y no solo eso, sino que cada día lucen un bolso de un diseñador diferente. “Se lo regalan” dicen muchos. Pero nada más lejos de la realidad. Con mucha suerte, algunos periodistas reciben por cortesía un 30% de descuento. Pero eso es lo mismo que reciben los propios empleados de las marcas, ni más, ni menos. Es decir, los zapatos y los bolsos siguen costando el importe de un sueldo medio francés.

¿Quién recibe regalos de lujo? Hoy en día, los famosos y los Influencer. Los tiempos, en los que los periodistas de moda eran invitados VIP a las ventas exclusivas de las marcas, donde todo eran gangas, ya pertenecen al pasado. Pero entonces ¿quién compra los artículos a su precio real? Permítame ser tan sincera, pero en mi opinión las herederas de las grandes fortunas, las esposas ricas o las amantes más deseadas, las traficantes de drogas, las princesas de petróleo o las prostitutas de lujo.

Pero la jungla de la moda francesa se ha vuelto creativa. “Arlettie”, en el Trocadero, abre sus puertas todas las semanas convirtiéndose en un “mercadillo de lujo”. Pagando 50€ como cuota de socio anual, se puede disfrutar de hasta un 80% de descuento en las compras de prendas de, por ejemplo, Givenchy, Fendi, Lanvin, Zadig & Voltaire. Atención: si cree que va a ser una compra relajante, olvídese. Horas y horas de colas, la gente se arranca literalmente las prendas de la mano y si quiere saber si realmente le queda bien el trapito de seda, debe hacer un striptease ya que el lugar no dispone de probadores. Pero seamos sinceros ¿quién no se compraría un vestido de Givenchy por 500€ en vez de por 2.000€? Llevarse tal ganga tiene su precio.

Y otro negocio de oro en Francia es la compra online con moda de lujo de segunda mano. Supongo que alimentado por los Influencer y los adictos al shopping. La industria de la moda saca cada vez más colecciones anuales lo que conlleva a “cambios de armarios” más frecuentes. La empresa parisina de intercambio de moda “Vestiaire Collective” creada en 2009 ha conseguido en pocos años introducirse con gran éxito en el mercado europeo. En 2017, la empresa facturó 140 millones de euros y con tendencia ascendente del 70% cada año. También he comprado mucho en “Videdressing”. Hasta hace poco se podían encontrar zapatos de Prada o gafas de Armani por aproximadamente 100€. Pero la demanda ha crecido y con ello, los vendedores elevan sus precios. Por cierto, existe otra modalidad más, que yo, sinceramente, al principio ridiculizaba, pero ahora me atrae. La empresa holandesa con sede en Francia, (www.sacdeluxe.fr), es una agencia de alquiler de bolsos de lujo. Por 80€ la semana se puede alquilar, por ejemplo, un bolso de Chanel-2.55-. Perfecto. Nadie lo sabe. Esta Fashion Week me estreno con Hermès-Birkin-Bag por 300€ la semana. ¿Cuál fue mi asombro? ¡La lista de espera! Interminable… Así que también lo di por imposible y sigo ante el mismo problema que al inicio ¿qué narices me pongo?